20 agosto, 2019

5 pasos para evitar la temida depresión postboda

La depresión postboda es un fenómeno más habitual de lo que se piensa. Y es que, una boda es un acontecimiento realmente importante. No sólo por la felicidad que genera y la ilusión, sino  también por lo exigente que es y la energía que demanda durante los meses anteriores a su celebración.

Existen diferentes motivos por los que podemos experimentar estados depresivos. Algunos de ellos son:

Depresión postboda: Frustración y decepción

Seguro que la organización de tu boda está genial y tus invitados pasan un día inolvidable. No olvides que todo aquello que se hace con amor, al final recibe una recompensa.

Si eres una persona especialmente perfeccionista y detallista puede que tengas un defecto: Ser demasiado exigente contigo misma. La perfección no existe y aspirar a más está genial, siempre y cuando no comprometa tu bienestar.

Si después de celebrar tu boda sientes frustración porque no todo ha salido como esperabas, no olvides que es algo que se puede evitar. ¿Cómo? Pon una buena dosis de realidad durante la fase de planificación. No es necesario que pongas el listón muy alto. De hecho, la vida nunca es tal y como esperamos y precisamente por eso, resulta mágica ¿no crees?

depresión postboda

Depresión postboda: Apatía por el día a día

Una boda exige demasiado esfuerzo y dedicación, sobre todo durante los meses anteriores. Es por eso que resulta totalmente normal que después del gran día vuestra vida en pareja sea mucho más tranquila e incluso monótona. Si esto te preocupa no tienes más que buscar un nuevo plan.

Pueden haber muchas cosas que te hagan especialmente feliz y que renueve la ilusión dentro de vuestra pareja: Cambiar la decoración de la casa, planear la llegada de nuevos miembros a la familia o planificar cualquier sueño del futuro.

Depresión postboda: Soledad, pérdida de protagonismo

Durante el día de tu boda te conviertes en el centro de atención de todos tus invitados. Resulta un momento especialmente memorable y probablemente experimentes más felicidad que nunca antes.

Por ello, es totalmente normal que el día después (o los días después) del enlace te sientas algo deprimid@, precisamente porque de repente sientes un vacío. Este será un buen momento para darte especial atención y mimos.

Haz ejercicio, ve a la peluquería o a un balneario a desconectar. Si extrañas a los invitados también puedes reunirte con algunos de ellos para tomar algo o hacer un plan especial y divertido.

Depresión postboda: Echar en falta la vida anterior

En general se suele pensar que la celebración de una boda es una forma de hacer una ruptura con el pasado y decir adiós a la anterior vida que se pudo tener como “solter@“.

Es normal que esto genere problemas emocionales incluyendo una profunda melancolía. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Que te hayas casado no significa que tengas que decir adiós a tus amigos del pasado o a los lugares que solías frecuentar. Puedes volver a rendir algunos homenajes a aquellos tiempos pasados y no renunciar a la compañía de ciertas personas que realmente significan algo para ti.

 

 

 

Comparte este artículo

La única Alquería para tu boda en la ciudad de Valencia.
Salones de boda con jardín en un entorno con extraordinarias vistas.